633 732 859 | Horario ininterrumpido

ENURESIS

La enuresis es un trastorno de incontinencia urinaria, que aparece de forma involuntaria y reiterada en el tiempo, en niños/as mayores de 4 años. Solo se considerará un trastorno cuando se repite al menos dos veces cada día a lo largo de tres meses.

 

Los niños o niñas pueden tener dificultades para detectar cuándo su vejiga está llena aun estando despiertos. Aunque no supone un problema para la salud, la enuresis infantil puede ser un problema para la autoestima del niño, por eso es tan importante usar un tratamiento personalizado que les permita seguir con su rutina y desarrollo.

 

Tipos de enuresis

 

Quedando claro el concepto de enuresis, cabe destacar que existen varias tipologías de este trastorno infantil. En primer lugar, encontramos la enuresis nocturna infantil que, según la Asociación Española de Pediatría, es el trastorno más frecuente esta únicamente aparece por las noches mientras el niño permanece dormido.

 

En segundo lugar, encontramos la enuresis diurna, que hace referencia a la micción involuntaria durante el día. En ocasiones, en el niño pueden aparecer ambas tipologías. A su vez, encontramos dos categorías de enuresis infantil:

Enuresis primaria: este trastorno incluye a aquellos niños que nunca fueron capaces de controlar la vejiga y, por lo tanto, son incapaces de contener la orina. Es más frecuente en niños y suele desaparecer a medida que este crece.

 

Enuresis secundaria: aparece en niños o niñas que han tenido la capacidad de controlar su vejiga y, por lo tanto, han podido contener la orina al menos durante 6 meses. Cuando vuelve a recaer decimos que el niño sufre enuresis secundaria. Suele aparecer en niños que están sufriendo situaciones de estrés

en el ámbito familiar o escolar.

Causas de la enuresis infantil

 

La enuresis infantil puede aparecer en aquellos niños que no han aprendido a controlar correctamente la micción durante los primeros años de vida.

 

En el caso de la enuresis nocturna en niños, las causas pueden ser hereditarias. Si uno de los padres sufrió este trastorno durante la infancia, es posible que sus hijos también la tengan durante la niñez. En concreto, este trastorno nocturno se produce porque los niños están profundamente dormidos y son incapaces de despertar cuando su vejiga se llena.

 

En el caso de la enuresis secundaria, cabe destacar que suele aparecer en niño que sufren situaciones de estrés como puede ser la separación de sus padres, hospitalizaciones o la alteración de la rutina como un cambio de residencia.

 

Cabe destacar que en ningún caso hay que hacer responsable al niño de la aparición de este trastorno, lo recomendable es dar seguridad al niño con enuresis, que entienda que es una patología normal y que se puede evitar con las herramientas y conocimientos que aprenderá en la Consulta Psicológica Ángeles Mérida.

Ángeles Mérida | Psicóloga Sanitaria |  Col. Nº AO10397  NICA 51475

C/ Marqués 3, 5º izq. 29005 MÁLAGA