633 732 859 | Horario ininterrumpido

HIPERACTIVIDAD

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es una afección de origen neurológico que afecta a millones de niños en el mundo. Este trastorno comprende problemas de comportamiento compulsivo, problemas para mantener la atención e hiperactividad.

 

Cuanto antes se diagnostique la hiperactividad, más fácil será lidiar con las conductas negativas y antes podrá conseguir los objetivos que se proponga, por eso, si crees que tu hijo puede padecer hiperactividad acude a la Consulta Psicológica Ángeles Mérida.

 

Síntomas de la hiperactividad

 

Si te preguntas cómo detectar la hiperactividad infantil, es importante prestarles atención a los síntomas, que comienzan a notarse a partir de los 3 o 4 años.

 

Falta de atención: al niño le cuesta permanecer concentrado mientras realiza tareas y juegos, además no es capaz de prestar atención y comete errores por descuidos. No escucha cuando se le habla, es por ello que tiene dificultades para obedecer órdenes u olvida las actividades que se le encomendaron. Los niños con déficit de atención tendrán problemas para organizar sus tareas diarias.

 

Impulsividad: son niños inquietos incapaces de estar quietos en su asiento en el aula u otros eventos, un constante movimiento que se plasma en sus manos y pies. Los niños con hiperactividad tienen problemas para realizar actividades tranquilas. Habla en exceso interrumpiendo al que tenga el turno de palabra, llegando incluso a entrometerse en las actividades o conversaciones de los demás.

 

Cómo tratar la hiperactividad infantil

 

Es importante acudir a especialistas en hiperactividad infantil para realizar cuanto antes un diagnóstico clínico apropiado que permita comenzar un tratamiento personalizado para la hiperactividad infantil.

 

Es recomendable usar un tratamiento inicial cognitivo-conductual en aquellos niños con un grado de hiperactividad leve o cuyos padres no aceptan un tratamiento con fármacos.

 

Se aplicará un tratamiento psicoeducativo en aquellos niños con un grado de hiperactividad superior que afecte a su desarrollo escolar. Se tendrán en cuenta las habilidades y puntos fuertes del niño para mejorar su aprendizaje académico.

 

Mientras que, se aplicará un tratamiento mediante fármacos, siempre y cuando se haya hecho un análisis previo del contexto familiar, escolar y personal del niño. Se tendrá en cuenta la gravedad de los síntomas provocados por la hiperactividad para recomendar este tratamiento.

 

Esta impulsividad debe ser tratada por profesionales para evitar su reaparición en situaciones futuras, y es que, una intervención temprana no solo ayuda a mejorar el diagnóstico del niño, también facilita la aplicación de un tratamiento eficaz.

 

 

Ángeles Mérida | Psicóloga Sanitaria |  Col. Nº AO10397  NICA 51475

C/ Marqués 3, 5º izq. 29005 MÁLAGA