633 732 859 | Horario ininterrumpido

INSEGURIDAD

La inseguridad infantil es el estado emocional negativo que experimentan los niños cuando se producen alteraciones cognitivas, conductuales y sociales. Los niños/as con inseguridad tienen miedo al fracaso o temen perder el afecto o la atención de sus padres y seres queridos. Esta situación les lleva a perder la confianza en sí mismos.

 

Desarrollar durante la infancia confianza y seguridad, les permitirá tener una autoestima sana durante la edad adulta, por eso es tan importante acudir a la Consulta Psicológica Ángeles Mérida cuando notes algún tipo de conducta insegura en tu hijo/a.

 

Síntomas de la inseguridad en los niños y niñas

 

Aunque los síntomas de inseguridad no se presenten del mismo modo

en todas las personas, estos suelen ser los rasgos más característicos y

fáciles de detectar:

 

Modificaciones en el comportamiento: que se reflejan en inestabilidad

emocional, desobediencia y en algunos casos agresividad física.

Disminución en el rendimiento escolar: la inseguridad puede ocasionar

problemas de concentración en el ámbito escolar, por eso bajan su

rendimiento estrepitosamente.

Dependencia materna: para cualquier aspecto de su vida, incluso

labores cotidianas como la higiene, pasan a ser relegadas a la madre.

Cambios en la alimentación: tales como, un mal uso de cubiertos,

los vómitos, masticaciones largas o el engullimiento de la comida.

Comportamientos afectivos bruscos: en este caso, pueden presentar

temores irracionales y por ello, exigirá la máxima atención de sus padres

mediante llantos.

Terrores nocturnos: algunos niños/as que sufren inseguridad, plasman sus síntomas durante la noche.

Oposición a irse a dormir o apagar la luz del dormitorio e incluso a cerrar la puerta.

 

Cómo tratar la inseguridad en los niños

 

Para superar la inseguridad infantil existen actividades y prácticas que ayudan a trabajar su desarrollo cognitivo y emocional, en las que los padres y madres tienen un papel fundamental. Los niños/as inseguros se sienten torpes realizando cualquier actividad o tarea nueva, más aún cuando se hayan enfrentado a ellas sin éxito, por eso los tutores deben ayudarle a recuperar la confianza perdida potenciando su autoestima.

 

Hay que hacer entender que los fracasos son una nueva oportunidad para alcanzar el éxito, para ello, es fundamental poner en práctica las siguientes técnicas:

 

●  Potenciar sus virtudes: cuando esté aprendiendo a realizar una nueva tarea, ya sea hablar, tocar un instrumento o practicar labores del hogar como recoger los juguetes, haz elogios sinceros sobre su progreso, de este modo se transmite confianza y seguridad.

Fijar objetivos alcanzables: para darle la oportunidad de superar nuevas responsabilidades sin la ayuda de sus mayores. En este caso, es muy importante no sobreproteger, pues pueden aprender que son incapaces de conseguir sus objetivos sin ayuda de los demás.

●  Restarles importancia a los fracasos: de este modo será más sencillo que los niños/as recuperen la seguridad en sí mismos. Los fracasos pueden ayudarles a enfrentarse a sus inseguridades y cumplir sus objetivos.

Trabajar el pensamiento positivo: una técnica eficaz que les ayuda a cambiar la perspectiva del “no puedo” a “lo voy a conseguir”.

 

 

Ángeles Mérida | Psicóloga Sanitaria |  Col. Nº AO10397  NICA 51475

C/ Marqués 3, 5º izq. 29005 MÁLAGA