633 732 859 | Horario ininterrumpido

PROBLEMAS DE CONDUCTA

Los problemas de conducta en niños hacen referencia los patrones de comportamiento agresivo, deshonesto y perturbador. Los niños que sufren problemas de conducta rompen las reglas mintiendo y en ocasiones actuando de forma incorrecta, lo que supone un gran problema para el correcto desarrollo del niño y del entorno que la rodea, causando malestar y consecuencias negativas.

 

Los niños con problemas de conducta no siguen las instrucciones de sus padres y profesores, se vuelven desafiantes ante tareas cotidianas como irse a dormir, comer, realizar los deberes o detener el tiempo de juego.  Además suelen presentar dificultades para llevarse bien con los compañeros de clase y a su vez, son más propensos a lesionarse.

 

Características de los problemas de conducta

 

Los niños con problemas de conducta no cumplen las normas y pueden tener fuertes crisis emocionales cuando se enfrentan a un reto que les parece muy difícil. Se realizará un diagnóstico de problemas de conducta en el niño cuando se muestra un patrón continuado de agresiones a otras personas o graves infracciones de las leyes.

 

Otra característica común en los niños con problemas de conducta, es la quebrantación de reglas fundamentales como la asistencia a clase o irse de casa. Ser agresivo es otra característica común de los niños con problemas de conducta. Causando dolor en animales o compañeros y familiares. Los niños con problemas de conducta son capaces de robar o dañar a propósito objetos personales de otros.

 

Terapia para niños con problemas de conducta

 

Si estás buscando un psicólogo infantil para problemas de conducta en la etapa infantil, acude a la consulta psicológica Ángeles Mérida. Aprenderás a poner en práctica técnicas para afrontar situaciones desafiantes y difíciles de tolerar.

 

Técnicas para trabajar con niños con problemas de conducta

 

En la Consulta Psicológica Ángeles Mérida aprenderás a aplicar técnicas para trabajar las emociones y comportamiento del niño. Algunas de ellas son:

 

Retirar la atención: las reprimendas, aunque muy necesarias en muchas ocasiones, pueden reforzar el comportamiento negativo del niño, por eso, en medida de lo posible que no suponga un peligro para el niño, debe retirarse la atención de su comportamiento.

Refuerzo positivo: es fundamental que se refuerce los comportamientos adecuados para que los emita cada vez con más frecuencia.

Responsabilizarlo de sus actos:. primero es recomendable dejar que el niño/a busque posibles soluciones al problema que ha causado y si fuera necesario, ayudarás a guiarle con técnicas que aprenderás en la consulta psicológica.

Trabajar las emociones: fundamental para entender los comportamientos negativos hacia otras personas.

 

Si has observado que tus hijos padecen problemas de conducta, acude a la Consulta Psicológica en Málaga para que evitar que estas reacciones desmedidas se vuelvan un hábito en su comportamiento.

Ángeles Mérida | Psicóloga Sanitaria |  Col. Nº AO10397  NICA 51475

C/ Marqués 3, 5º izq. 29005 MÁLAGA